AHORRAR EN IMPUESTOS - 2012

 

 

El Impuesto sobre la Renta de la Personas Físicas ha subido para reducir el déficit de los años 2012 y 2013, pero nadie nos asegura que después no vaya a aprobarse una norma similar, de ahí la dificultad para instaurar una política seria de ahorro. No obstante, sobre la base que los tipos impositivos bajarán en 2014, elevamos las siguientes reflexiones encaminadas al ahorro en el IRPF:

 

1) Para contrarrestar la subida en lo tocante a las rentas del trabajo, puede solicitar a su empresa que le cambie una parte del salario por retribuciones que están parcialmente exentas de tributación. La oferta es amplia: por ejemplo, el cheque transporte está exento hasta 136,36 euros al mes y 1.500 al año y los vales de comedor, hasta 9 euros por día laborable.

 

2) Si tiene un plan de pensiones y se jubila este año o el que viene, le interesa retrasar al año 2014 el primer cobro de su plan, lo que puede procurarle un ahorro del 7% de la cantidad cobrada. Si ya está cobrando su plan o ha ordenado el cobro de una cantidad para este año o el que viene, consulte con la gestora para ver si aún puede retrasar los cobros a 2014.

 

3) Las cuentas, lo depósitos que paguen sus intereses a lo largo de los dos próximos años o las Letras del Tesoro que venzan antes del fin de 2013 han sido especialmente castigadas con la reforma, por lo que resultaría más rentable invertir los ahorros en un depósito a plazo o en un fondo de inversión monetario, con el que no tendrá que tributar por las ganancias acumuladas a menos que las retire.

 

Nos reiteramos que las presentes reflexiones se fundamentan en el teórico compromiso de bajada de tipos tras el 31/12/2013.